Porque queremos mantenerte informado en este un nuevo comienzo asesoría legal empresarial. Revisa aquí todo sobre los procedimientos concursales activos.
  • Te ayudamos
    Dejanos tus datos para ponernos en contacto contigo

Empresas que quebraron o acudieron a una reorganización en el último año

Empresas que quebraron o acudieron a una reorganización en el último año

Han sido años difíciles para la gran mayoría de las empresas. Complicaciones que comenzaron con el estallido social y que se profundizaron con la pandemia, terminaron por liquidar a varias sociedades ante las deudas.

Para el análisis, hemos recopilado los casos de 10 reconocidas empresas que han pedido la quiebra o acudieron a su restructuración en el último año. No está ni cerca de ser el total, por mencionar algunas otras están: Brotec Construcción, el restaurante Capitall Grill, Comercial La Caserita, Casinos Enjoy, Latam Airlines, CorpGroup, Peluquerías Joaquín, Comercial Junko SpA, entre otros.

1. Monsterrat, cadena de supermercados:

La cuarta cadena de supermercados más grande del país, anunció el final de sus operaciones después de 40 años en marzo del 2021. La caída de ventas se acentuó con la llegada del estallido social en el que varios de sus locales fueron vandalizados, lo que luego se agravó con el cierre de establecimientos en pandemia.

En julio del mismo año la compañía informó un acuerdo para el arrendamiento por 35 años de al menos 22 locales comerciales, de un total de 36, donde trabajaba.

Son múltiples las querellas en contra de la firma que se acumulan en diversos tribunales del país por 100 juicios por impagos, que sumarían más de $ 4.000 millones. En enero de 2020, la firma Alimentos del Sur SpA (ASSA) fue la primera proveedora en pedir la quiebra de los Montserrat. Desde entonces otras seis firmas le han seguido, según el reporte del Diario Financiero.

2. Gildemeister:

Automotores Gildemeister (importador de automóviles en Chile y Perú, y representante oficial de Hyundai) se acogió al Capítulo 11 de la Ley de Quiebra en EEUU para reestructurar sus obligaciones de deuda (más de US$200 millones) y que involucra a las operaciones chilenas, uruguayas y brasileñas.

Como parte del proceso de reestructuración se constituyeron dos sociedades que controlarán sus operaciones: USA Holdco –constituida en EEUU bajo las leyes del Estado de Delaware-, y Chile Holdco. El proceso fue acompañado de una operación de capitalización de deudas por parte de los acreedores que implicó una dilución de las participaciones de los anteriores controladores, las familias Lessmann, Puntous Gildemeister y Baumann, según lo publicado por el Diario Financiero.

3. Bravissimo

La cadena de heladería Bravissimo, tenía 33 años de historia cuando solicitó su quiebra a comienzos del 2021, luego de que en 2019 se agudizara su situación financiera, luego de intentar sumar socios, pero la crisis social frenó las tratativas. Más tarde la pandemia significó más de siete meses sin ingresos, con el cierre casi total de los locales.

Fueron diversos los factores que afectaron sus resultados: la nueva competencia, una baja rentabilidad de locales ubicados en zonas con poco tráfico y la inversión de la apertura de sedes en distintos malls, sin los resultados esperados.

Pero no es el fin para la marca “Bravissimo”. Actualmente, existen operadores que adquirieron la licencia de la marca para su explotación en otros rubros, incluidos la venta de helados y alimentos. (La solicitud de liquidación involucra exclusivamente a la empresa operadora de los locales).

4. BabyCenter

Inversiones Baby Center era una de las principales firmas de artículos para bebés. Con la pandemia y la irrupción del e-commerce, el negocio estaba en declive debido a la desaceleración del consumo, acumulando millonarias deudas.

Como respuesta, logró sellar un acuerdo con sus acreedores: el cierre de 15 de las 27 tiendas que tenía la empresa. Pero no fue suficiente y a principios de julio del 2020, el acreedor Banco Santander Chile presentó una demanda de incumplimiento del Acuerdo de Reorganización Judicial.

Así, el 16 de diciembre de 2020 se acogió la acción judicial presentada por la institución financiera y el 18 de febrero 2021 se decretó la liquidación de los bienes de la empresa.

5. Peixe (ExGroupon)

La empresa Needish SpA – que opera en Chile bajo la marca Peixe – inició a fines de 2020 un proceso de reorganización judicial en el que reconoció pasivos por más de US$35 millones.

En el documento se explica que en febrero de 2020, tras la crisis social, se inyectaron US$2 millones con el objeto de planificar el regreso a las actividades con una relativa normalidad. Sin embargo, no logró consolidarse con la llegada de la pandemia y en julio del 2021, tras no poder cumplir con el acuerdo de pago a sus acreedores, la compañía solicitó su liquidación voluntaria.

6. VYF SpA.

La sociedad VYF SpA, especialista en sistemas de impermeabilización, solicitó su liquidación voluntaria en agosto del 2021. La firma explicó en un escrito a la Justicia que los problemas empezaron a surgir a mediados de 2020, principalmente porque la pandemia generó efectos como la paralización de los proyectos de construcción, así como también de las ventas e instalaciones.

Según el abogado de la firma, para poder sobrevivir en el periodo de pandemia, la empresa solicitó una serie de créditos para poder mantener el personal y la oficina en pie, pagos que, dijo, se hace “imposible” seguir cumpliendo.

7. Constructora Dimar 2 Limitada

La filial del grupo Dimar, Constructora Dimar 2 Limitada, solicitó su liquidación voluntaria en agosto del 2021 luego de acumular pérdidas por $809 millones. Con más de 30 años de trayectoria, construyó más de 600 mil m2 distribuidos en el área industrial, comercial, habitacional y corporativa.

La firma apuntó a los efectos que tuvo en sus operaciones la pandemia, como el encarecimiento de los materiales de construcción y de la mano de obra, al igual que las condiciones de crédito, demoras en los calendarios de pagos y la baja productividad en el avance de las obras en curso, por más de un 30% de lo proyectado en el último año.

8. Copihue

En 1978, vendedores ambulantes de maní confitado crearon la Sociedad Comercial Copihue Limitada, pero luego de más de cuatro décadas de vida, la empresa de refrescos de mote con huesillo solicitó su liquidación voluntaria por endeudamiento que, según el abogado de la sociedad, alcanzarían los $867 millones.

El control de las instalaciones que utilizaba Copihue fue adquirido por la sociedad Inversiones Rivera, un antiguo proveedor de la empresa fallida, que sigue vendiendo los mismos productos en la fábrica de Independencia. Compraron miles de vasos con la marca Copihue, los que seguirán utilizando hasta que se acabe el stock.

9. Cafetín

Una cafetería fundada por dos amigas que funcionaba desde 2016 en Isidora Goyenechea, Las Condes, solicitó su quiebra voluntaria en agosto de este año. Su principal acreedor es BancoEstado por un crédito Fogape por $60 millones.

El escrito presentado a la justicia señala que el café bar fue cerrado en noviembre del año pasado por no poder sostener el pago de arriendo. El dueño del local solicitó su entrega por no llegar a acuerdo en el canon de alquiler a pagar durante el estado de emergencia.

10. Restorán Danés

La cadena enfocada en sándwiches, Danés Bar & Restaurant, solicitó a la justicia la liquidación voluntaria en junio tras siete años de funcionamiento.

Primero vieron afectado su mobiliario por las manifestaciones de octubre de 2019 y tuvieron que adelantar la hora de cierre de todos sus establecimientos. Según su dueño, a diciembre de 2019 la reducción de las ventas era de un 70%, manteniendo los costos de arriendo, de proveedores y de personal. Luego, vino la pandemia con la prohibición de funcionamiento. La firma se acogió a la Ley N° 21.227 sobre protección al empleo y fueron suspendidos los contratos de trabajo de la mayoría de los trabajadores.

Los intentos de seguir operando a través de delivery y recurrir al crédito Covid para poder sostener el funcionamiento de la cadena, no fueron recursos capaces de mantener la situación financiera. Según datos de la sociedad, el 2020, terminó con una pérdida de $303 millones. Su deuda total supera los $1.200 millones, siendo sus principales acreedores los bancos BCI e Itaú, además de Comercial CCU.


X
X